Natación

¿Qué necesitas para practicar natación? Por supuesto, es probable que no olvides tu traje de baño y toalla, pero lo más probable es que también necesites algunos otros artículos. Lleva tus cosas de natación si te sientes más cómodo con ellas, así como una botella de agua y un bocadillo para mantener toda tu energía. Para artículos de tocador, protéjase de los efectos secantes del cloro con una crema de ducha hidratante y un buen champú.

Las cosas a llevar

Debes ser capaz de tirar tu bolso sobre tu hombro sin ningún esfuerzo. Por ejemplo, puedes guardar tu mochila habitual y deslizar tu toalla entre tu portátil y tu cartera. Este tipo de modelo es muy práctico para el acceso rápido a los casos pegados en el fondo. O bien, elija una bolsa de deporte simple o una bolsa con una red de malla suelta, un material que se seca rápidamente. Cualquiera que sea su elección, necesitará muchos bolsillos y un compartimento impermeable para guardar tus pertenencias después de la sesión.

El traje de baño

Hay muchas opciones disponibles. Si tu camiseta de playa no funciona, busca un modelo cómodo para hacer tus largos y todos tus ejercicios. También es esencial que cuides tu camiseta. Al salir de la piscina, enjuáguela con agua fría para eliminar el cloro. Luego, una vez en casa, déjelo secar completamente antes de almacenarlo; esto evitará el crecimiento de bacterias y moho.

Gafas de natación

Cuando se trata de protección ocular, no hay nada mejor que un buen par de gafas. Para evitar que el agua se filtre, elija uno que produzca un ligero efecto de ventosa en su cara aplicando una presión uniforme. ¿Cómo evitar el empañamiento? Para proteger el revestimiento antivaho de las lentes, enjuágalas suavemente con agua tibia después de cada baño y guárdelas en un estuche protector.

Accesorios de entrenamiento

Es posible que su piscina ya tenga algo. Si no, recuerde traer algunos para variar los ejercicios en el agua. ¿Listo para aceptar un desafío? Las almohadillas para los dedos le darán más fuerza y lo empujarán para fortalecer sus brazos y hombros. Del mismo modo, las poleas pueden apuntar a la parte superior de los brazos (especialmente a las «alas de los murciélagos») reduciendo los movimientos de la parte inferior del cuerpo. Para las piernas, prueba con una tabla o aletas, ya que requerirán un esfuerzo extra.

Las sandalias

Imagínate: el azulejo frío bajo los pies, el agua resbalando entre los dedos de los pies. Si prefiere mantenerse seco hasta que entre en el agua, póngase un par de chanclas o sandalias adecuadas para la piscina. Un diseño antibacteriano es perfecto para nadadores higiénicos y las suelas antideslizantes proporcionan un agarre extra.

La toalla

Si eres del tipo que deja su toalla en la piscina, ¿por qué no optar por un color llamativo? Esto le ayudará a evitar confusiones con las toallas de otros nadadores. Elija un material suave y absorbente (como 100% algodón) para mayor comodidad al envolverse en él. Por último, utilice una toalla ligera que se seque rápidamente para cuando la vuelva a poner en su bolsa.

Productos de tocador

Es imprescindible ducharse antes y después de una sesión de natación. Puede conformarse con un gel de ducha líquido clásico o jugar a ser profesional con champú y acondicionador diseñado para eliminar el cloro. Un peine le ayudará a combatir los nudos eficazmente y un cepillo de cerdas suaves también puede ser útil.

El agua

Sin duda el equipo más sencillo, pero también probablemente el más importante. Siempre traiga una botella de agua para beber antes y después de la sesión. Incluso una pérdida de agua del 2% puede tener efectos negativos en el cerebro, causando fatiga y disminución del estado de alerta.